Consulta

Psicología

Psicologa Granada Linkedin
617 67 20 50 || info@psiqueabierta.com
C/Moreria Nº 9, 3º - 14008 Córdoba

No hay deber que descuidemos tanto como el deber de ser felices

Robert Louis Stevenson

Las emociones no expresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde en formas más feas

Sigmund Freud

Si abordas una situación como asunto de vida o muerte, morirás muchas veces.

Adam Smith

El corazón alegre constituye buen remedio y hace que el rostro sea hermoso

pero el espíritu triste seca los huesos. Prov. 17:22

Salomón

Si tu única herramienta es un martillo, tiendes a tratar cada problema como si fuera un clavo.

A. Maslow

Aferrarse al odio es como coger un carbón ardiente para tirárselo a alguien: eres tú quien se quema

Buda

El orden es el mejor sustitutivo de la falta de memoria.

Fred Noan

Trastornos del estado de ánimo


Habitualmente en ocasiones solemos decir que estamos “deprimidos” o que nos sentimos “irritados” por las cosas que nos ocurren, pero cuando se da un trastorno del estado de ánimo, estas alteraciones emocionales forman parte de la vida diaria del que lo sufre.

Los trastornos del estado de ánimo son un conjunto de problemas emocionales caracterizados por una alteración en el humor o estado de ánimo de la persona, así destacaríamos alteraciones de dos tipos: los trastornos depresivos y los trastornos bipolares.

De los trastornos depresivos, el más conocido es el trastorno depresivo mayor, habitualmente conocido como «depresión clínica» o «depresión mayor», en el que la característica fundamental son sentimientos de tristeza, apatía y desesperanza (Más info aquí)

Por otra parte, los trastornos bipolares, se caracterizan por la presencia intermitente de episodios de manía o hipomanía, entremezclados con episodios depresivos, esto quiere decir que la persona experimenta fases en las que se siente eufórico, con mucha energía y descontrolado (fase maníaca) y periodos en los que cae en un pozo de desidia y desánimo (fase depresiva). No obstante, también existen formas menos graves de ambos grupos.

Las causas para que se desarrolle un desorden en el estado de ánimo aún no están claras. En lo que si hay acuerdo es que existe una predisposición genética para que se desarrolle, esto, junto con una serie de factores psicosociales determinados serán los causantes de que el trastorno se exprese y desarrolle o no.

La buena noticia de todo esto es que hay solución para toda esta sintomatología. Con la evaluación personalizada de cada caso averiguaremos que es lo que ha llevado a la persona a sentir ese malestar, y una vez averiguados los motivos nos pondremos a trabajar para que pueda volver a recuperar su vida, dirigirse hacia sus objetivos y volver a sentirse plena y satisfecha. Para ello trabajaremos conjuntamente desde un enfoque cognitivo (trabajo relacionado con nuestros pensamientos) y conductual (cambios en nuestro comportamiento), considero que la intervención en ambos campos es necesaria para conseguir unos resultados óptimos en la mejora del estado de ánimo.