Consulta

Psicología

Psicologa Granada Linkedin
617 67 20 50 || info@psiqueabierta.com
C/Moreria Nº 9, 3º - 14008 Córdoba

No hay deber que descuidemos tanto como el deber de ser felices

Robert Louis Stevenson

Las emociones no expresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde en formas más feas

Sigmund Freud

Si abordas una situación como asunto de vida o muerte, morirás muchas veces.

Adam Smith

El corazón alegre constituye buen remedio y hace que el rostro sea hermoso

pero el espíritu triste seca los huesos. Prov. 17:22

Salomón

Si tu única herramienta es un martillo, tiendes a tratar cada problema como si fuera un clavo.

A. Maslow

Aferrarse al odio es como coger un carbón ardiente para tirárselo a alguien: eres tú quien se quema

Buda

El orden es el mejor sustitutivo de la falta de memoria.

Fred Noan

Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)


El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un tipo de trastorno de ansiedad en el cual se pueden diferenciar dos componentes:

  •  Obsesiones: pensamientos intrusivos (de carácter involuntario), recurrentes y persistentes, que producen inquietud, aprensión, temor o preocupación

Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

  • Compulsiones: conductas o rituales repetitivos dirigidos a reducir la ansiedad asociada a las obsesiones.

Algunos ejemplos de obsesiones son el miedo a los gérmenes, a la mala suerte o el miedo a lastimarse. Entre las compulsiones se incluye lavarse las manos, contar, revisar una y otra vez las cosas o limpiar. Esos ritos y pensamientos interfieren en sus vidas diarias.

 

¿Dudas normales/manías o TOC?

 

Muchas veces en consulta me preguntan que cómo podemos diferenciar entre las “manías” que todos podemos tener o el TOC. Hay dos variables en las que no debemos fijar:

  • Intensidad de la ansiedad cuando no ejecuto esa “manía”, siendo muy baja cuando no hay trastorno, pero muy elevada y angustiante en el TOC
  • Interferencia en la vida diaria de la persona. En las manías normales la interferencia no es en ningún caso notable, sin embargo en el TOC suponen un desgaste físico, emocional y dificultan enormemente que la persona pueda llevar a cabo una vida normal (sobretodo por el tiempo que las compulsiones le requieren a la persona).

Y ¿cómo podemos diferenciar las dudas razonables de un TOC de comprobación?

Suelo poner un ejemplo muy sencillo pero muy representativo:

A quien no le ha pasado, que tras dejar el coche aparcado y comenzar a alejarte empiezas a preguntarte “¿he cerrado el coche?, ¿lo habré cerrado?”

La mayoría solo dedicaremos unos segundos a esa duda, concluyendo generalmente que seguramente sí, pero que lo hemos hecho sin darnos cuenta, de manera automática y por eso no lo recordamos. Ahí la persona es capaz de manejar de manera efectiva la incertidumbre que le genera esa duda en su mente.

En una persona con TOC esto será imposible. Necesitará volver al coche (aunque incluso haya llegado a casa) para comprobarlo. Si por cualquier motivo no pudiese hacerlo, la angustia y ansiedad que le generará será muy intensa.

 

La OMS  incluye al Trastorno Obsesivo Compulsivo entre las 20 primeras enfermedades discapacitantes. Los pacientes que sufren un TOC tienen una calidad de vida muy baja,​ ya que esta condición puede ser mental y físicamente agotadora,​ y en sí misma ser causa de incapacidad laboral temporal o permanente.

El desarrollo del TOC aún no está claro, la hipótesis más aceptada afirma que puede deberse a la combinación de factores biológicos (antecedentes familiares de TOC) y sociales (tales como padres sobreprotectores y controladores o la educación) . Se cree que la educación recibida en la infancia juega un papel importante en su aparición, sobre todo si se trata de formas de educar demasiado rígidas.

 

Tratamiento para el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

 

El tratamiento para el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es fundamentalmente psicológico, aunque dependiendo de la gravedad del caso en ocasiones sería conveniente también apoyo farmacológico.

 

El tratamiento psicológico con mayor evidencia de éxito es la Terapia de Exposición con Prevención de Respuesta. Al igual que el trastorno en sí constaría de dos partes fundamentales:

 

  • Una donde trabajaríamos la parte mental, es decir, las obsesiones que sostienen el TOC. Con reestructuración cognitiva enseñaríamos al paciente de que manera distorsiona sobre su realidad y los supuestos peligros que esa persona ve, para que aprenda a filtrar su mundo de una manera más realista y menos catastrofista.
  • En la segunda parte intervendríamos sobre las compulsiones o respuestas conductuales dirigidas a paliar la ansiedad que desencadenan las obsesiones. Aquí expondríamos a la persona a situaciones donde sus obsesiones se disparan evitando en este caso que la persona ritualice o lleve a cabo las compulsiones que hasta ese momento realizaba.

De esta manera conseguiremos paulatina y progresivamente eliminar el condicionamiento que la persona había establecido entre sus obsesiones y compulsiones.

Si quieres leer más y ver un caso real pincha aquí