Consulta

Psicología

Psicologa Granada Linkedin
617 67 20 50 || info@psiqueabierta.com
C/Moreria Nº 9, 3º - 14008 Córdoba

No hay deber que descuidemos tanto como el deber de ser felices

Robert Louis Stevenson

Las emociones no expresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde en formas más feas

Sigmund Freud

Si abordas una situación como asunto de vida o muerte, morirás muchas veces.

Adam Smith

El corazón alegre constituye buen remedio y hace que el rostro sea hermoso

pero el espíritu triste seca los huesos. Prov. 17:22

Salomón

Si tu única herramienta es un martillo, tiendes a tratar cada problema como si fuera un clavo.

A. Maslow

Aferrarse al odio es como coger un carbón ardiente para tirárselo a alguien: eres tú quien se quema

Buda

El orden es el mejor sustitutivo de la falta de memoria.

Fred Noan

Adicciones


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) una adicción es una enfermedad física y psicoemocional. Se trata de una dependencia o
necesidad hacia una sustancia, actividad o relación causada por la satisfacción que esta causa a la persona, pero además el individuo no es capaz de controlar y perjudica su calidad de vida.

Cualquier adicción a sustancias a día de hoy es tratable con un procedimiento adecuado. Según uno de los últimos informes de la OMS (2004) sobre el desempeño del cerebro en el papel de a adicciones, éstas están determinadas multifactorialmente, en las cuales factores tanto biológicos, genéticos y psicosociales juegan un papel relevante a la hora de desarrollarse cualquier tipo de adicción.

La relación que se da entre la persona adicta y la sustancia o la actividad es un refuerzo continuo, es decir, cuando la persona consume o ejecuta la acción, obtiene una sensación placentera y agradable. Los circuitos cerebrales encargados de estas conexiones liberarán dopamina (neurotrasmisor existente como refuerzo natural de la comida, bebida y sexo) y aumentará la probabilidad de que esa conducta se repita en un futuro. Con el paso del tiempo, la persona necesitará repetir el consumo para poder evitar las consecuencias negativas de la abstinencia, ya no hay un refuerzo positivo, sino una evitación de las consecuencias negativas que suponen el síndrome de abstinencia.

Cuando pensamos en las adicciones en lo primero que pensamos es en el consumo de sustancias tóxicas, pero también pueden desarrollarse dependencias a cualquier acción que esté asociada a la satisfacción de la persona como pueden ser: comprar, relaciones sexuales, comer objetos no comestibles, etc.

En relación al consumo de sustancias algunas de las más adictivas registradas hasta el momento (sin contar con las de diseño que están continuamente reformulándose) son: la heroina, el alcohol, la cocaína, los barbitúricos y la nicotina.